93 660 79 62 info@asl.ong

El pasado mes de junio, dos meses después del paso de los ciclones Kenneth e Idai, Acció Solidària i Logística inició una intervención en la isla mozambiqueña de Ibo, conjuntamente con el Fondo Catalán de Cooperación y la Fundación Ibo.

Un primer equipo conformado por dos voluntarios, Albert i Amanda, realizó una primera acción de análisis y estudio del agua de los pozos y el estado de las casas en la isla.

Amanda Alonso, experta en análisis y potabilización de aguas, es voluntaria del equipo EREC desde noviembre de 2018 y fue la encargada de realizar un análisis de la calidad del agua en el terreno. Hablamos con ella sobre su experiencia en la isla.

¿En qué consistió tu intervención en la isla de Ibo en Mozambique?

Mi intervención consistió en la evaluación de la situación del agua de consumo, su calidad y propuestas de mejora. en concreto, se realizó un análisis químico y bacteriológico de las aguas de los principales pozos de los que la comunidad toma el agua para beber. Después de los resultados obtenidos sobre su calidad se evaluaron diferentes actuaciones de propuesta de mejora de la calidad del agua de consumo y, por tanto, de la salud de los habitantes

¿Con qué dificultades te encontraste a la hora de trabajar?

Al inicio, fue complicado saber exactamente qué había que hacer para ayudarles. El diferente estilo de vida y de cultura dificulta ver la real necesidad que hay. Pero, una vez empiezas, ya va todo rodado. Es importante en este punto tener contacto con otras organizaciones que trabajan en la isla en el mismo tema y del gobierno.

¿Cómo fue la acogida por parte de la gente local?

La gente fue muy amable y simpática. Valoraron muy positivamente nuestro trabajo y nos trataron perfectamente.

¿Crees que la intervención de ASL a Ibo será beneficiosa para la comunidad? ¿Por qué?

Sí, toda intervención con buenos propósitos es buena en un país que ha sufrido tanto y que vive en unas condiciones muy limitadas. En el caso concreto de la calidad del agua, sufrían muchos problemas estomacales y propusimos muchas mejoras para la calidad del agua y de su salud, siempre haciendo concienciación sobre el tema. Además, si se realizan mejoras en los pozos y se posibilitan cisternas para la recogida de agua de lluvia en un futuro, mejorará aún más.

¿Qué te ha aportado esta experiencia a nivel personal?

Vivir otra realidad, poder ayudar a una comunidad muy diferente a la nuestra y con muchas necesidades y ver las caras de felicidades de las personas. A nivel personal, te enseña muchas cosas.

¿Y profesional?

Poder poner en práctica mis conocimientos en otra situación muy diferente a la que estoy acostumbrada, otros recursos, menos recursos, otras necesidades, otras culturas, otras problemáticas ....

¿Crees que la respuesta de ONGs pequeñas en emergencias puede ser efectiva, a pesar de las posibles limitaciones que puedan tener?

Puede ser efectiva siempre y cuando se haga con una buena organización, documentación, información y planificación previa. Sobre todo conociendo realmente cuáles son las necesidades y establecer contactos con organizaciones más grandes.

¿Desde cuando eres voluntaria de ASL-EREC? ¿Qué te motivó a co·laborar con ASL?

Desde noviembre de 2018. Me motivó por la necesidad en el tema de la calidad y accesibilidad a agua potable en situaciones de emergencia donde yo puedo aportar algo.

¿Habías col·aborado como voluntaria con ASL en algún proyecto anteriormente?

No, era la primera vez que col·laboraba con ASL como voluntaria.

Favor de seguir y como nosotros:
Los medios sociales y los iconos para compartir impulsados ​​por UltimatelySocial