93 660 79 62 info@asl.ong

Laura Orozko es educadora social y rescatadora acuática, el año 2016 comenzó a col·aborar como voluntaria con Acció Solidària i Logística, cuando se encontraba trabajando en Lesbos durante la crisis de las refugiadas.

Desde entonces ha participado como voluntaria con la ONG en Grecia, Nepal, Líbano y Mozambique. Además, ha·colaborado en las diferentes campañas de sensibilización y promoción de la ONG tanto en Cataluña como en Andalucía, de donde es originaria y donde reside actualmente.

Desde cuando eres voluntaria de ASL? ¿Qué te motivó a co·laborar con la ONG? 

Soy voluntaria de ASL desde el 2016. Los conocí cuando estaba trabajando en Lesbos. Yo estaba trabajando con otra ONG rescatando gente en el mar, durante el mes de abril de ese mismo año. Europa había cerrado fronteras y, junto con otros compañeros, nos preguntábamos qué estaba pasando con esta gente una vez llegaba a tierra, en los campos de refugiados. Así, decidimos marchar hacia Idomeni, donde estuvimos ayudando a los bomberos de ASL. Desde aquel momento, me convenció su buen hacer y su transparencia como ONG, así que decidí unirme a ellos.

¿En qué proyectos de cooperación y / o emergencias has participado? Tanto como voluntaria enviada como desde tu territorio.

Con ASL empecé directamente en el terreno, en Idomeni. Estuvimos ayudando en el reparto de comida a los refugiados. Después, el año 2017, conocí al responsable del Nepal (en Joan Carles) y me apunté para viajar al país en mayo con ellos. Fuimos a ayudar en la construcción de un centro para niños invidentes a Akka.

Desde aquel momento, mi vinculación con Nepal y con ASL ha sido completa. Aquí en España he trabajado en tareas de recogida de fondos, asistencia durante las ferias, creación de nuevos proyectos a Katmandú, recogida de material sanitario y socioeducativo, representación en Sant Pere de Ribes en programas de sensibilización en institutos, venta de loteria, charlas informativas ...

En el año 2017 estuve en Líbano, en los campos de refugiados Sirio-Palestinos. Viajamos allí para hacer una evaluación sobre la viabilidad de mejorar el agua potable. Finalmente no pudimos llevar a cabo nuestra intervención por problemas políticos y logísticos con el país.

El 2018 coordiné, junto con Joan Carles, un viaje solidario a Nepal con personas externas a la ONG para que conocieran el país y los proyectos que realizamos. En aquel viaje pudimos llevar más de 360 kg de ayuda.

Este año he viajado a Mozambique para una intervención de emergencia después del ciclón, con el objetivo de cerrar unos pozos de agua y·colocar unas bombas de extracción manual. Además, actualmente coordino, conjuntamente con mi compañero Joan Carles, la parte socioeducativa del proyecto del hospital ortopédico Kagendra, en Katmandú (Nepal) y represento a la ONG en Andalucía.

MOZAMBIQUE

¿En qué consistió tu intervención en la isla de Ibo en Mozambique? 

En Mozambique mi papel fue el de coordinar los fondos para cerrar el mayor número de pozos posibles, analizar el agua y·colocar las bombas de extracción manual.

¿Con qué dificultades te encontraste a la hora de trabajar? 

Es un país con mucha falta de recursos y mucha pobreza y eso lo complica todo. Al ser una intervención de emergencia, la información antes de salir no es tan completa como te gustaría y, una vez allí, hay que ser resolutivo con lo que hay y sacar el trabajo adelante. El ritmo de trabajo en estos países también es diferente a causa del calor y de otros factores culturales, y esto lo ralentiza todo. Hay que tener paciencia y capacidad de adaptación positiva.

¿Cómo fue la acogida por parte de la gente local? 

Muy buena, es la contrapartida en estos países. La gente es maravillosa y aunque tengamos culturas tan diferentes, si actúas con respeto hacia ellos siempre encuentras una sonrisa de vuelta.

No podemos cambiar grandes cosas, pero las pequeñas cosas son las que cambian el mundo

¿Crees que la intervención de ASL a Ibo será beneficiosa para la comunidad? ¿Por qué? 

Soy muy exigente y creo que siempre se puede hacer más y mejor, pero creo que hicimos, junto con mi compañera, un buen trabajo y que muchas personas ahora podrán tener una vida un poco más fácil gracias a ello.

Somos una ONG pequeña y familiar y no podemos canalizar agua para que llegue a sus grifos, pero sí podemos ayudarles para hacer que ningún niño caiga dentro de un pozo o para que les resulte más fácil extraer el agua con la bomba para que no tengan que hacerlo con cubos, o sea que estoy satisfecha. No podemos cambiar grandes cosas, pero creo que las pequeñas cosas son las que cambian el mundo.

NEPAL

¿En qué consiste tu próxima acción en el hospital ortopédico de Kathmandu, en Nepal? 

Al mejorar las condiciones de vida de los usuarios que viven. Este objetivo conlleva dos planos de intervención, una sanitaria y otra socioeducativa. Ser discapacitado tanto mental·,como físico siempre es un problema. En ciudades como Katmandú es prácticamente una condena. Viajamos para aportar un pequeño grano de arena en su día a día, no pretendemos mucho más por el momento. La parte sanitaria se encargará de mejorar la higiene y formar las enfermeras para reciclar sus conocimientos. En la parte socioeducativa, queremos crear un espacio donde puedan realizar trabajos ocupacionales, rehabilitadores y de ocio. También queremos formar algunos responsables para que esta aula-taller funcione sin nuestra presencia.

Ser discapacitado tanto mental·,como físico siempre es un problema. En ciudades como Katmandú es prácticamente una condena

¿Crees que conseguirán los objetivos propuestos? 

Sabemos que es muy complicado cambiar algunos hábitos internos: Como el orden, la limpieza … Además, estamos hablando de personas discapacitadas, lo que complica mucho más los objetivos. Pero el proyecto se lleva trabajando dos años, tanto con gente de allí, con ONGs amigas como Pequeño Mundo, como aquí en España con reuniones y trabajo en equipo, y creo que es muy viable que se consigan los objetivos finales. Llevamos muchas cartas guardadas porque sabemos que nos encontraremos con problemas, pero confío en el equipo y en su experiencia.

¿Qué dificultades crees que os encontraréis?? 

Primero de todo, los problemas relacionados con la logística: Desde España viajamos con muchos kilos de material de ayuda que queremos llevar. Es difícil facturar tanto peso cuando viajamos pocas personas, y siempre se queda material que no podemos llevar.

Una vez allí, creo que probablemente también nos encontraremos con algunos problemas logísticos. Estamos muy organizadas porque yo me conozco un poco la ciudad, pero este mismo conocimiento me ayuda a prevenir que nos encontraremos con problemas en la compra de material, transporte, etc ..

finalmente, creo que nos podemos encontrar algunos problemas allí en el centro. Cambiar los hábitos es muy complicado. Cuando llevas haciendo algo mucho tiempo es difícil modificarlo. La limpieza y la higiene son algunos de ellos.

ASL

¿Qué te ha aportado la experiencia de col·laborar a ASL a nivel personal? ¿Y profesional? 

A nivel personal, ayudar a ASL para mí ha sido siempre como trabajar en familia, un factor que es muy importante para mí. Con ellos siento una proximidad que me aporta seguridad y confianza en lo que hago y sobre todo transparencia de para quién lo hago. He tenido la mejor suerte y he coincidido con compañeros / as que me han hecho crecer, aprender y ser mejor persona, ¿qué más puedo pedir? 

A nivel profesional, como educadora social es una suerte inmensa poder vivir lo que he vivido. Maduras y aprendes a enfrentarte a cualquier situación. Yo esto lo tenía aprendido del mundo del rescate acuático, pero en la cooperación y la emergencia a tierra estos valores se asientan mucho más.

No podemos cambiar el mundo, pero sí mejorarlo

¿Crees que la respuesta de ONGs pequeñas en emergencias puede ser efectiva, a pesar de las posibles limitaciones que puedan tener? Y en cooperación al desarrollo? 

Creo que toda intervención, respuesta o cooperación hecha por profesionales honestos siempre es efectiva. La limitación siempre existe, seas grande o pequeño, y hay que tener claro que no somos superhéroes. Esto, para mí, es un gran error. No podemos cambiar el mundo, pero sí mejorarlo. Si vas con estas grandes ideas, estas te comen a ti.. Así que, definitivamente, sí, creo que las pequeñas acciones también pueden ser efectivas si están bien hechas. Cualquier ayuda desde cualquier lugar es importante. Todo suma.

Please follow and like us:
Los medios sociales y los iconos para compartir impulsados ​​por UltimatelySocial